No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

El ocupar, por decirlo así, nuestro tiempo con actividades no tan importantes, en lugar de hacer aquello que es totalmente necesario, es lo que se conoce como Procrastinar, que no es otra cosa que el aplazar una obligación o trabajo. Por ejemplo: cuando debemos entregar una tarea y la realizamos al último momento, porque simplemente nos distrajimos en otras actividades,  o cuando comenzamos una rutina de ejercicios y al momento buscamos un pretexto para no llevarla a cabo, o la actividad a realizar es muy aburrida y repetitiva, así podríamos seguir ejemplificando la Procrastinación.

Pero en esta ocasión, compartimos algunas estrategias para vencer este mal habito de dejar todo para el futuro, quizás las rutinas al principio nos cuesten un poco, sin embargo, todo es cuestión de práctica.

1.- Para dar el primer paso y dejar atrás la procrastinación es dejar de lamentarnos, debemos visualizar la felicidad que sentiríamos al realizar una actividad en el tiempo que corresponde, teniendo así un espacio mayor para actividades que sean de nuestro agrado.

2.- Organizarse con metas a corto plazo y con fechas de entrega puntualizadas, nos ayuda a ganar tiempo, es así que, el planificar las actividades beneficia la compaginación del ocio con las obligaciones, sin tener que renunciar a nada.

3.- No todo en la vida es trabajo, pero tampoco todo es diversión, debemos ser realistas y no abarcar más de lo que podemos hacer, cuando planificamos nuestro tiempo debemos ponernos metas pequeñas y realizables, dejando espacios para descanso, actividades recreacionales familiares, pareja, entre otros.

4.- Realicemos una lista de tareas para saber que tenemos que hacer y en qué momento, táchalas cada vez que termines una, será un estímulo para continuar en el camino de dejar atrás la procrastinación.

5.- Dejemos en otro lugar que no sea nuestro espacio de trabajo los distractores como: el celular, la televisión, en lo posible apagar el internet, la comida entre horas, etc.

6.- Coloquemos una alarma para los descansos, se recomienda programarla en un dispositivo que esté a una distancia prudente, donde tengamos la necesidad de acercarnos a él para desconectarlo, forzándonos a movilizarnos y volver a nuestro espacio de trabajo.  

7.- Nuestro espacio de trabajo siempre deberá estar limpio y arreglado, ya que uno de los mejores aliados que tendremos es el orden.

8.- Por último, comencemos una actividad con el pensamiento de que la terminaremos en cinco minutos, esto ayuda al cerebro a continuar hasta concluirla, esto es porque el cerebro humano siente la necesidad de terminar lo que empieza, necesitamos concentrarnos, empezar y continuar en ella, sin darnos cuenta habremos terminado. 

Sin duda existen más estrategias para dejar atrás la procrastinación, pero para vencerla debemos recordar que, si algo queremos, debemos luchar y alcanzarlo.

 

Por Pablo López Suárez

Radio María Ecuador

Anterior PublicaciónPapa Francisco: La oración es el alma de la esperanza
Siguiente PublicaciónPapa Francisco pide orar por Beirut tras atentado
Comentarios (0)
Deja un Comentario
PARA PODER COMENTAR NECESITAR INICIAR SESIÓN