Papa Francisco: La Navidad es la fiesta del amor

En la Audiencia General de este 23 de diciembre, el Papa Francisco destacó que “la Navidad es la fiesta del Amor encarnado y nacido por nosotros en Jesucristo” porque Él es la luz que “da sentido a la existencia humana”.

“La Navidad es la fiesta del Amor encarnado y nacido por nosotros en Jesucristo. Jesucristo es la luz de los hombres que resplandece en las tinieblas, que da sentido a la existencia humana y a la historia entera”, dijo el Papa.

En su catequesis, el Santo Padre reflexionó en la celebración de la próxima Navidad y recordó que “en la Liturgia de la Noche resonara? el anuncio del a?ngel a los pastores: ‘No teman, pues les anuncio una gran alegri?a, que lo sera? para todo el pueblo: ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Sen?or; y esto les servira? de sen?al: encontrarán un nin?o envuelto en pan?ales y acostado en un pesebre’”.

En esta línea, el Pontífice señaló que “imitando a los pastores, tambie?n nosotros nos movemos espiritualmente hacia Bele?n, donde Mari?a ha dado a luz al Nin?o en un establo, porque – dice San Lucas – no teni?an sitio en el alojamiento”.

La Navidad se ha convertido en una fiesta universal, y tambie?n quien no cree percibe el encanto de esta festividad. El cristiano, sin embargo, sabe que la Navidad es un evento decisivo, un fuego perenne que Dios ha encendido en el mundo, y no puede ser confundido con las cosas efi?meras”, advirtió el Papa.

Por ello, el Santo Padre subrayó que es importante que la Navidad “no se reduzca a fiesta solamente sentimental o consumista” y mencionó que el domingo pasado durante el rezo del Ángelus subrayó que “el consumismo ha secuestrado la Navidad”. 

En este sentido, el Papa explicó que “la Navidad no se debe reducir a una fiesta solamente sentimental o consumista rica de regalos y de felicitaciones, pero pobre de fe cristiana y también pobre de humanidad” y por lo tanto “es necesario frenar una cierta mentalidad mundana, incapaz de captar el núcleo incandescente de nuestra fe, que es que ‘la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo u?nico, lleno de gracia y de verdad’ -y añadió- “este es el núcleo de la Navidad, la verdad de la Navidad”.

Además, el Pontífice afirmó que “la Navidad nos invita a reflexionar, por una parte, sobre la dramaticidad de la historia, en la cual los hombres, heridos por el pecado, van incesantemente a la bu?squeda de verdad, a la búsqueda de misericordia, a la búsqueda de redencio?n; y, por otro lado, sobre la bondad de Dios, que ha venido a nuestro encuentro para comunicarnos la Verdad que salva y hacernos parti?cipes de su amistad y de su vida”.

De este modo, el Santo Padre subrayó que se trata de “un don de gracia, sin mérito nuestro” porque “es un don de gracia que recibimos a trave?s de la sencillez y la humanidad de la Navidad, y puede quitar de nuestros corazones y de nuestras mentes el pesimismo, que hoy se ha difundido por la pandemia”.

“Podemos superar ese sentido de pe?rdida inquietannte, no dejarnos abrumar por las derrotas y los fracasos, en la conciencia redescubierta de que ese Niño humilde y pobre, escondido e indefenso, es Dios mismo, hecho hombre por nosotros”, señaló.

Luego, el Santo Padre citó al Concilio Vaticano II, en un pasaje de la Constitucio?n Gaudium et spes sobre la Iglesia en el mundo contempora?neo, que describió que la Navidad es un evento que nos concierne a cada uno de nosotros: “el Hijo de Dios con su encarnacio?n se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajo? con manos de hombre, penso? con inteligencia de hombre, obro? con voluntad de hombre, amo? con corazo?n de hombre. Nacido de la Virgen Mari?a, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, uno de nosotros, semejantes en todo a nosotros, excepto en el pecado”.

“¡Jesús es uno de nosotros, Dios en Jesús es uno de nosotros! Esta realidad nos dona tanta alegri?a y tanta valenti?a. Dios no nos ha mirado desde arriba, desde lejos, no, no ha pasado de largo, no ha sentido asco por nuestra miseria, no se ha revestido con un cuerpo aparente, sino que ha asumido plenamente nuestra naturaleza y nuestra condicio?n humana. Es uno de nosotros, como nosotros. No ha dejado nada fuera, excepto el pecado, la única cosa que no tiene: toda la humanidad esta? en E?l. E?l ha tomado todo lo que somos, asi? como somos”, dijo el Papa.

Meditar ante el pesebre

Asimismo, el Santo Padre invitó a prepararse a la Navidad meditando “en silencio delante del pesebre” porque “el pesebre es una catequesis” de esa realidad y recordó la Carta que escribió sobre el pesebre “Admirabile signum”, “Signo admirable”.

“Siguiendo las huellas de San Francisco de Asi?s, nos podemos convertir un poco en nin?os y permanecer contemplando la escena de la Natividad, y dejar que renazca en nosotros el estupor por la forma ‘maravillosa’ en la que Dios ha querido venir al mundo”, explicó.

Por ello, el Papa invitó a pedir “la gracia del estupor, delante a este misterio, a esta realidad, así de tierna, así bella, así cercana a nuestros corazones, que el Señor nos de la gracia del estupor para encontrarlo, para acercarnos a Él, para acercarnos a todos nosotros” para que esto haga “renacer en nosotros la ternura”.

“¡Hoy necesitamos mucho la ternura! La ternura humana que es similar a la ternura de Dios, y hoy necesitamos tanto de la ternura, de la ternura humana delante a tantas miserias”, reconoció el Papa.

Finalmente, el Santo Padre destacó que “si la pandemia nos ha obligado a estar ma?s distantes, Jesu?s, en el pesebre, nos muestra el camino de la ternura para estar cerca, para ser humanos” por lo que animó a seguir este camino y deseó a todos “¡Feliz Navidad!”.

Anterior PublicaciónPapa Francisco: Navidad es oportunidad para redescubrir la familia
Siguiente PublicaciónHoy es la fiesta de San Pedro Canisio, doctor de la Iglesia
Comentarios (0)
Deja un Comentario
PARA PODER COMENTAR NECESITAR INICIAR SESIÓN