¿Cuál es la importancia de la conversión?

En efecto, la conversión o metánoia a la que estamos llamados consiste en el esfuerzo por interiorizar y asimilar los valores evangélicos que contrastan con las tendencias dominantes presentes en el mundo, la conversión supone despojarnos de los pensamientos, sentimientos, conductas y hábitos que se oponen al Evangelio o que prescinden de él, para revestirnos de aquellos pensamientos, sentimientos y conductas del Señor Jesús, el hombre nuevo y perfecto.

La conversión es un proceso que abarca toda nuestra vida. Es suscitado y es sostenido por la gracia que cuenta con nuestra libre colaboración, es fruto de haberse encontrado con Jesús. Por eso ‘conversión y creer’ se implican mutuamente”.

El encuentro con Jesús vivo nos mueve a la fe la cual exige la conversión como un proceso permanente y constante que abarca toda la vida, esto es convertirse, esto es creer. Cuando Jesús apareció en el horizonte de sus vidas, Simón Pedro, Andrés, Santiago y Juan, lo dejaron todo: Barca, redes, padre, jornaleros, para irse con Jesús. El Señor atrajo todo su interés y corazón. Lo anterior quedó atrás, porque Jesús era mucho más valioso e importante que aquello que dejaban.

“Solo el conocimiento de Cristo fue capaz de hacerlos cambiar de vida de manera tan radical”.

Reflexión de Monseñor José Antonio Eguren, Arzobispo Metropolitano de Piura al norte del Perú.

Fuente: Aciprensa

Anterior PublicaciónRosario a San José
Siguiente PublicaciónHoy es la fiesta de Santa Inés, patrona de las jóvenes, las novias y la pureza
Comentarios (0)
Deja un Comentario
PARA PODER COMENTAR NECESITAR INICIAR SESIÓN