Los jóvenes son la base fundamental de seguir a Cristo y enseñar a otros sobre la palabra de Dios

 

La vida pone pruebas muy duras, nos hace sentir débiles o sin fuerzas para seguir cumpliendo cada  meta. Algunas veces los malos momentos ponen en crisis y cada vez hay un sentimiento de abandono. ¿Por qué ocurren estas situaciones dolorosas?

Dios sabe que la vida es difícil y hay una variedad de situaciones que oprime el corazón como las injusticias, las humillaciones, decepciones o heridas del pasado. Por lo tanto, la fe no hay que perderla, Jesús enseña a no perder la esperanza, Él nos llama a confiar en su palabra y enfrentar los desafíos de la vida.

Cuando hay momentos de tristeza o soledad, Jesús desea entrar a los corazones de las personas que no se arriesgan a pedir ayuda, pero hay que recordar que Cristo es el único camino hacia la verdad, la paz o tranquilidad. Si hay confianza en el Señor,  tu vida cambiará por completo, no quiere decir que los problemas se van a terminar, al contrario Dios te dará mucha fuerza y valentía para enfrentar toda situación de tristeza que exista en tu corazón.

No hay que temer seguir a Cristo, se acude a Él para sanar toda herida causada, es el único que da una verdadera paz. Aprendamos de su humilidad, imitándolo, de esa manera se demuestra  que van dirigidos por buen camino, es decir, ser humildes y ayudar al prójimo cuando necesite. 

Los jóvenes en la actualidad deben acordarse de Dios, no olvidarlo, Él guía el camino de la vida  y en todo momento está presente, se sabe que la mayoría de jóvenes están perdidos en el mundo sin tener a Cristo en su corazón, lleno de maldad o violencia. Por eso, una de las misiones, es predicar la palabra de Dios con esperanza, amor y bondad.

 

  

 

Anterior Publicación¿Qué nos dejó la visita del Papa Francisco a los pueblos indígenas de Canadá?
Siguiente Publicación Pedaleando al Santuario de la Virgen de la Gruta de La Paz
Comentarios (0)
Deja un Comentario
PARA PODER COMENTAR NECESITAR INICIAR SESIÓN