Santos jóvenes, ante todo amar y servir

Para animar a los católicos más jóvenes en la misión que tienen por delante tanto en la Iglesia como en el mundo en el que les ha tocado vivir, Francisco presenta en su escrito Christus Vivit el ejemplo de varios santos jóvenes, que ofrecieron su vida cada uno de una manera diferente a favor del prójimo.

“El corazón de la Iglesia también está lleno de jóvenes santos, que entregaron su vida por Cristo, muchos de ellos hasta el martirio. Ellos fueron reflejos de Cristo joven que brillan para estimularnos y para sacarnos de la modorra”, explica el Papa.

Por ello, Francisco insiste en que “a través de la santidad de los jóvenes la Iglesia puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico. El bálsamo de la santidad generada por la vida buena de tantos jóvenes puede curar las heridas de la Iglesia y del mundo, devolviéndonos a aquella plenitud del amor al que desde siempre hemos sido llamados: los jóvenes santos nos animan a volver a nuestro amor primero”.

De este modo, en Christus Vivit recuerda a algunos santos y beatos jóvenes que “nos dejaron el testimonio de otra forma de vivir la juventud”. Estos son algunos ejemplos que propone el Papa:

 

 

Anterior PublicaciónEl Año Jubilar de Radio María, un regalo lleno de bendición
Siguiente PublicaciónLa Gracia de Nuestro Señor Jesucristo, sea siempre con nosotros
Comentarios (0)
Deja un Comentario
PARA PODER COMENTAR NECESITAR INICIAR SESIÓN